Fiestas argentinas, las fiestas más calientes

Seguro que a estas alturas ya eres más que consciente de la calentura que corre por la sangre latina. Y es que algo deben de tener sus glóbulos rojos que vuelve a esta gente en algo realmente caliente, y uno de los momentos en que mejor reflejado se ve eso es cuando organizan una fiesta. Sin embargo, hay unas fiestas que destacan sobre todas las demás: las argentinas.

Da igual que procedas de la Pampa o del centro de Buenos Aires como nuestro amigo mr porno gratis argentino. Parece que en el ADN de los argentinos está inscrita la manera de organizar una buena fiesta. Obviamente, una persona de cualquier punto del planeta sabe lo que hace falta para que un evento festivo triunfe: buena música y alcohol. Pero combinar ambos componentes no siempre es tan fácil como parece. Hay que tener don de gentes para conseguir los mejores acuerdos comerciales, y para ello es de vital importancia cerrar un trato con la persona que nos vaya a ceder el local. El entorno es crucial para que los invitados se sientan con la comodidad de estar en su propia casa, pero sin necesidad de preocuparse por las manchas o por copas rotas.

fiestas argentinas

En la música también reside gran parte del éxito. Obviamente, el país argentino ha visto nacer grandes estrellas del canto, como pueden ser Andrés Calamaro o Fito Páez. Para una fiesta de éxito no puede faltar el dúo Pimpinela, cuyas historias de amor pueden propiciar situaciones ideales para que surja la chispa entre dos personas. También se puede recurrir a cantantes más clásicos como Carlos Gardel, o hacer del tango un personaje en sí mismo dentro de la fiesta. Quizá traer a unos expertos que nos enseñen los movimientos básicos de este precioso baile y que la postura de los participantes en la fiesta no sea tan pasiva, sino que realicen una actividad en la que además de aprender, se lo pasen bien. Lo cierto es que Argentina tiene una larga tradición musical y se puede recurrir a canciones de todos los estilos para que el eclecticismo satisfaga a todos los asistentes.

Por último, ya hemos mencionado que el alcohol es clave para propiciar la desinhibición. Cuando uno acude a una fiesta es para celebrar algo, ponerse de buen humor y olvidar los problemas. Aunque solo sea por unas horas, es bueno desconectar de todas las preocupaciones. Una buena compañía es vital para cambiar el chip y hablar de temas que no sean el trabajo, enfermedades, etc. Para ello, beber alcohol ayuda a liberar la mente y aligerar la lengua, de manera que unas copas son el acompañante ideal para una fiesta en condiciones. De hecho, los argentinos son el segundo país que más alcohol consume en América Latina (tan solo por detrás de Chile), y aunque cada ve se bebe más, es cierto que opta por bebida con menor graduación alcohólica, de manera que la gente está más controlada y se evitan eventuales desgracias. Así pues, unas cervecitas pueden regar una fiesta de éxito.

Esta entrada ha sido publicada en Fiestas. Agregue este enlace permanente a sus marcadores.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *