Perú el país del Placer xXx

Si te gusta pasar un buen rato, puedes hacer como los peruanos, que pasan el día en mr porno XXX viendo vídeos. Cualquier oportunidad es buena para gozar y están aprovechando las ventajas de Internet para pasárselo en grande. El porno es la mejor manera de disfrutar del sexo cuando estás triste y solo.

Por otro lado, parece que hay un gran interés en las prostitutas, para llevar a la práctica todo lo que ven en las webs de porno. Por ejemplo, les encantan las viejas follando xxx, pero no siempre se puede hacer lo mismo que lo que las pornstars hacen en Internet.

sexo peru

Control de la prostitución

Muchas de las prostitutas que ejercen la prostitución sobre el asfalto afirman que están “mejor” que en un club. Dos de ellas son búlgaras y las otras dos, de Rumanía. Una de estas últimas, de 32 años, explica que fue arrestada por agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) -y encarcelada durante tres años- al ser acusada “injustamente” de ejercer un rol “de controladora” en un grupo que esta fuerza de seguridad desarticuló el abril del 2013. Ahora, dice, ha vuelto a la carretera para poder pagarse “un abogado de verdad” para demostrar su inocencia. Incluso arranca a llorar cuando afirma que, a raíz de la detención, su familia en Rumanía supo que se prostituía. “La policía no lo entiende, nadie nos controla”, afirma.

El inspector Toni Rodríguez, ninguno de Crimen Organizado de los Mossos d’Esquadra, desconfía de estas aseveraciones de las trabajadoras sexuales porque cree que las hacen por puro “instinto de supervivencia”. En otras palabras, no dicen la verdad. Las investigaciones de los Mossos radiografían que detrás de todas las mujeres que venden su cuerpo a la carretera hay mafias que las explotan. El inspector matiza que no se tiene que caer en el error de imaginar grandes estructuras “estrechamente jerarquizadas” porque son grupos más pequeños que suelen proceder de Rumanía, Bulgaria o Albania. Estos colectivos -casi familiares- se dividen, a menudo violentamente, los segmentos en que distribuirán sus mujeres por las carreteras. Algunas veces, colaboran entre sí, formando un “mosaico” de propiedades que interactúa formando “una nebulosa criminal”.

Captan las víctimas a través del cebo del ‘boy lover’, un hombre que “las seduce” en su país de origen, que incluso finge “que existe una relación sentimental” entre los dos y que las lleva engañadas. Al principio viven “juntos” pero, tarde o temprano, surgen las primeras tensiones y la mujer acaba viviendo con otras víctimas que siguieron el mismo cebo. “Quizás algunas saben que venían a prostituirse”, aventura Rodríguez. Pero seguro que no imaginaban que al llegar aquí “la relación sentimental se esfumaría” y vivirían en condiciones parecidas a las de la esclavitud.

La prostitución de carretera “es coactiva” y mercadea con el cuerpo de la mujer, dice el inspector. Están obligadas a entregar “la recaudación entera” de cada jornada de trabajo y sólo reciben una pequeña parte de esta para mantenerse en el más elemental. En Cataluña los Mossos identifican unas 2.000 prostitutas anualmente -estas cifras no describen (ni aproximadamente) la dimensión real del fenómeno- y un 30 % de ellas ejercen en la carretera. Las poquísimas denuncias que las meretrices presentan en una comisaría, “por impagos de clientes o por agresiones sexuales”, se corresponden con mujeres que operan en la carretera.

Esta entrada ha sido publicada en Sexo. Agregue este enlace permanente a sus marcadores.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *